El histórico Club Cubano de Yvor City en Tampa está a la espera de que en los días venideros pueda usar un préstamo bancario de $190,000 para trabajos de reparación, que por ahora se mantienen congelados de acuerdo a las regulaciones financieras impuestas a la Isla comunista.

Según reportó el diario Tampa Bay Times, el préstamo iba a ser concedido el pasado viernes, pero todavía el martes por la noche los directivos de la institución estaban esperando.

El atraso no está relacionado con el crédito del club, sino con su nombre, parece ser que la palabra “cubano” encendió las alarmas de las instituciones financieras, con motivo de las leyes que prohíben el comercio con el régimen cubano, detalla el diario de Tampa.

Cuando en las transacciones aparecen frases relacionadas con Cuba, las mismas deben esperar un poco más, para que EEUU pueda verificar, a través de una investigación de la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro estadounidense, que los militares cubanos no están involucrados.


Patrick Manteiga, Secretario de la Fundación de Recaudación de Fondos del Club Cubano, una organización no lucrativa, declaró: “el dinero debe ser liberado esta semana, una vez que todo el mundo quede convencido de que nada se está haciendo con Cuba”.

“Esto es discriminación de la palabra, y esto nos podría afectar otra vez”, añadió.

Esta institución sirve como hogar de ayuda y recreación para los inmigrantes cubanos, el Club Cubano tiene previsto emplear $2.6 millones de dólares para reparaciones en su edificio, una estructura de cuatro pisos de ladrillo amarillo con un diseño neoclásico construido en 1917.

Los directivos del Club están preocupados con la demora para acceder al préstamo, ya que el centro anterior que se dedicaba a esto fue destruido por el fuego, y ellos obtuvieron una subvención de reembolso de $1 millón de dólares del Estado de la Florida, dicho monto debe usarse antes de junio, porque si no caducaría.

El directivo entrevistado por Tampa Bay dijo que aunque él está a favor de las relaciones con la Isla, no todos en dicho Club piensan de la misma manera.

“Para comprobar que no hacemos negocios con Cuba, búsquenos en Google”, concluyó el Secretario de la Fundación.

(Con información de Martí Noticias)