Una conga santiaguera que se ha hecho viral en las redes sociales, aunque no se sabe de qué fecha es, muestra cientos de cubanos en las calles cantando a la escasez y a la miseria a la que son sometidos por parte de la dictadura en Cuba.


El vídeo ha corrido rápidamente como la espuma en varias plataformas de redes sociales y en muchas ocasiones amplificado como un «gran canto de libertad» pero en realidad es todo lo contrario.

Si bien los cubanos que participan en la conga denuncian una dura realidad de la miseria a la que los que los obliga a vivir la dictadura en Cuba, la propia música contagiosa de la conga les dibuja una cara de alegría y fiesta que no acompaña a la realidad de los cubanos como mismo narra la propia letra de la canción.

La dictadura en Cuba, quiere precisamente eso, que los cubanos expresen su frustración ante las necesidades y el descontento a través de cualquier cosa menos protestando seriamente en las calles. El baile, la fiesta, la risa, hacen rápidamente liberar toda la rabia y sus caras de risa en el video son la prueba de ello.

Las protestas del 11J son el claro ejemplo de a lo que temen los represores: cientos de miles de cubanos en las calles gritando «Libertad» y «fin la Dictadura».

Todo no puede ser para fiesta y baile, y el día que los cubanos entendamos que tenemos el poder de acabar con esa dictadura con simplemente exigir nuestros derechos de manera firme y seria, será el día que el régimen comience a dejar de controlar a los ciudadanos.