La prensa en Cuba confirmo que la joven cubana, Mailén Díaz Almaguer, única sobreviviente del accidente aéreo ocurrido el 18 de mayo en Cuba, perdió una pierna luego que tuvo que ser amputada debido a complicaciones en su recuperación.


«Un momento muy difícil fue la preparación para la amputación de la pierna izquierda, al nivel de la rodilla, que, a pesar de todos los esfuerzos, ya comprometía su vida. Primero el tratamiento fue con la familia, pero a la paciente, en esa situación que tenía, inmunodeprimida, no se le podía anticipar nada sobre lo que resultaba imprescindible.» relató una nota de Juventud Rebelde sobre el estado de la joven cubana de 20 años.

«Después de la operación, la muchacha indagaba por su pierna, como que intuía algo. Y para asearla le ponían un paraban en la mitad del cuerpo. Las enfermeras le enrollaban una colcha en el sitio. Pero ella sospechaba… Y en el momento indicado fue que se le comunicó, con muchos argumentos y cuidados» dijo.

La joven sufrió otras complicaciones respiratorias producto de una lesión en la cervical, pero logró superar el peligro gracias a los tratamientos que le proporcionaron.

Para comunicarse con la joven los médicos tuvieron que usar especie de alfabeto en una hoja, y quien la atendía iba deslizando sus dedos sobre este, letra a letra, como en una güija, hasta que Mailén asintiera con los ojos en la indicada. Más tarde sus interlocutores aprendieron a leer los movimientos de sus labios.


La joven cubana ha sido traslada al hospital Hermanos Almejeiras para completar su recuperación.