Presidente de Estados Unidos Joe Biden

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, emitió un comunicado oficial en el portal de la Casa Blanca donde condena la represión en Cuba y anuncia medidas que tomará su administración.

Entre las medidas se anuncian sanciones contra dos funcionarios de la dictadura encargados de la represión en Cuba y a su vez la posibilidad de brindar internet y buscar la manera de implementar un servicio de remesas.


A continuación el comunicado oficial del presidente Biden sobre la represión en Cuba.

Condeno inequívocamente las detenciones masivas y los juicios simulados que están condenando injustamente a prisión a quienes se atrevieron a hablar en un esfuerzo por intimidar y amenazar al pueblo cubano para que callara. El pueblo cubano tiene el mismo derecho a la libertad de expresión y reunión pacífica que todas las personas. Estados Unidos apoya a los valientes cubanos que han salido a las calles para oponerse a 62 años de represión bajo un régimen comunista.

Hoy, mi Administración está imponiendo nuevas sanciones contra elementos del régimen cubano responsables de esta represión —el jefe del ejército cubano y la división del Ministerio del Interior cubano que impulsa la represión— para hacerlos responsables de sus acciones. Esto es solo el comienzo: Estados Unidos seguirá sancionando a los responsables de la opresión del pueblo cubano.

Mientras responsabilizamos al régimen cubano, nuestro apoyo al pueblo cubano es inquebrantable y nos aseguramos de que los cubanoamericanos sean un socio vital en nuestros esfuerzos por brindar alivio a las personas que sufren en la isla. Estamos trabajando con organizaciones de la sociedad civil y el sector privado para brindar acceso a Internet al pueblo cubano que elude los esfuerzos de censura del régimen. Estamos revisando nuestra política de remesas para determinar cómo podemos maximizar el apoyo al pueblo cubano. Y estamos comprometidos a renovar el personal de nuestra embajada en La Habana para brindar servicios consulares a los cubanos y mejorar nuestra capacidad de relacionarnos con la sociedad civil, al tiempo que garantizamos la seguridad de los diplomáticos estadounidenses que sirven en Cuba.


Promover la dignidad humana y la libertad es una prioridad máxima para mi Administración, y trabajaremos en estrecha colaboración con nuestros socios en toda la región, incluida la Organización de los Estados Americanos, para presionar al régimen para que libere de inmediato a los presos políticos detenidos injustamente, restablezca el acceso a Internet y permita que el pueblo cubano disfrute de sus derechos fundamentales.