Hertz renta de autos. Foto: Tupungato / Shutterstock.com

Hertz Global Holdings Inc. se declaró en bancarrota en Delaware después de amplias restricciones de viaje y el colapso económico global destruyó la demanda de sus autos de alquiler.


La presentación del Capítulo 11 le permite a Hertz seguir operando mientras diseña un plan para pagar a sus acreedores y cambiar el negocio. La acción incluye las filiales de la compañía en Estados Unidos y Canadá, pero no cubre Europa, Australia y Nueva Zelanda, según un comunicado el viernes por la noche.

Hertz dijo que tenía mil millones en efectivo para apoyar sus operaciones, que incluyen Hertz, Dollar, Thrifty, Firefly, Hertz Car Sales y Donlen. Pero podría necesitar recaudar más, quizás a través de préstamos adicionales mientras el proceso de bancarrota avanza, dijo Hertz.

La petición judicial enumeró alrededor de $ 25.8 mil millones en activos y $ 24.4 mil millones de deudas. Sus principales acreedores incluyen IBM Corp. y Lyft Inc., según el documento.

La segunda compañía de alquiler de autos más grande de EE. UU. comenzó a despedir trabajadores para conservar efectivo en marzo, ya que las medidas de emergencia para contener el coronavirus detuvieron los viajes de negocios y de placer. Hertz reveló el 29 de abril que se había perdido importantes pagos de arrendamiento relacionados con sus autos de alquiler. En mayo nombró a un nuevo director ejecutivo, el quinto desde 2014.


Hertz, originalmente conocido como Rent-a-Car Inc., se fundó en Chicago en 1918. En febrero, operaba 12.400 ubicaciones en todo el mundo, según un documento reglamentario.