Los comisionados de Miami votaron el jueves a favor de un acuerdo con el Ultra Music Festival que permitirá a unos 150,000 fanáticos del festival de música electrónica disfrutarlo en Virginia Key en marzo.

Durante una reunión en el ayuntamiento de Coconut Grove, los comisionados votaron 4-1. Ultra contó con el apoyo de los comisionados Willy Gort, Joe Carollo, Manolo Reyes y Keon Hardemon.

El comisionado Ken Russell fue el voto disidente, y dijo que estaba preocupado por el efecto que las luces y los sonidos del festival tendrán en la vida silvestre del área.

«Recibí cientos de correos electrónicos en contra de este evento», dijo Russell. «Aún no han abordado el problema de la vida silvestre y cómo este nivel de ruido durante tres días seguidos podría afectar a los manatíes, el santuario de aves y la pesca».


En un comunicado, el gerente de la ciudad de Miami, Emilio González, dijo que su decisión «mantiene este evento de renombre mundial en nuestra ciudad global, al tiempo que proporciona fondos operativos para un tan deseado Museo de Historia Afroamericana en el histórico Virginia Key Beach».

González también dijo que los funcionarios de Miami continuarán trabajando con los organizadores de Ultra para garantizar que «nuestros recursos naturales sagrados estén protegidos y para mitigar cualquier impacto negativo».

El alcalde de Miami, Francis Suárez, dijo que era fanático de Ultra. Su declaración y la decisión de los comisionados se producen a pesar de la indignación del alcalde recién elegido de Key Biscayne y de la Asociación de Propietarios de Brickell.

Ray Martínez, el jefe de seguridad de Ultra, dijo que la seguridad pública es la prioridad de los organizadores.

«Estamos trabajando con el departamento de policía local, con la ciudad de Miami, con quien tenemos una gran relación, así como con el Departamento de Bomberos de Miami», dijo Martínez. «Podremos continuar produciendo un evento seguro aquí en Miami».