En una votación el jueves, los comisionados del condado de Miami-Dade dieron luz verde para avanzar con una propuesta de extensión a la autopista 836, Dolphin Expressway.

La Autoridad de Autopistas de Miami-Dade, o MDX, está configurada para operar la nueva autopista de 6 carriles basada en peajes, que todavía necesitaría obtener permisos estatales, federales y del Departamento de Administración de Recursos Ambientales.

El proyecto apodado The Kendall Parkway se encontró con la oposición de los ambientalistas que temían que la idea de casi mil millones de dólares afectaría el Proyecto de Restauración de los Everglades, contaminaría el agua potable y contribuiría al aumento del nivel del mar.

El Alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, disputó esas ideas como desinformación que flotaba en la comunidad. Giménez dijo que el proyecto sería financiado en su totalidad con peajes MDX y que la construcción se completaría dentro de los más altos estándares ambientales.


Giménez también dijo que el proyecto no afectaría el límite actual de desarrollo urbano. Los proponentes creen que la nueva autopista aliviará la congestión del tráfico.