El comisionado de la Ciudad de Miami Joe Carollo y Bill Fuller,copropietario de Ball and Chain se encuentran enfrentados por el futuro de la Pequeña Habana en lo que promete ser una batalla de pesos pesados según un reporto de El Nuevo Herald.

Fuller y su compañía Barlington Group posee más de 20 propiedades en la Calle Ocho y es para muchos el responsable del despunte de la Calle Ocho como área de vida nocturna en la ciudad.

Carollo se niega al avance de la Pequeña Habana por considerarlo un riesgo contra los residentes de la tercera edad que ven amenazado su estilo de vida en el barrio.

El conflicto se detalla en un informe de los investigadores de ética del Condado, quienes iniciaron una investigación después de que Fuller presentara, y luego retirara, una denuncia acusando a Carollo de presionar al departamento de aplicación de códigos de la Ciudad para que se enfoquen injustamente en las propiedades de Fuller. Si bien el informe no saca conclusiones, la evidencia que los investigadores reunieron deja en claro que algunas de las acusaciones de Carollo son ciertas. También algunas de las quejas de Fuller.


Un ex asistente de Carollo acusa al comisionado de presionarlo para que mintiera a los investigadores de ética, algo que Carollo niega. Ese asistente, Steven Miró, fue despedido por Carollo en medio de acusaciones de acoso sexual, aunque Miró afirma que fue víctima de represalias porque era el denunciante en una investigación criminal independiente sobre si Carollo usó dinero público para organizar eventos de campaña política que beneficiaban a un aliado postulante para un puesto en la Comisión del Condado. Miró tiene una queja pendiente ante una junta laboral de la Ciudad retando su despido.

El Nuevo Herald revisó registros de aplicación del código obtenidos a través de una solicitud de documentos públicos muestra que las propiedades de Fuller han recibido más violaciones desde que Carollo regresó al puesto de comisionado.

Carollo asegura que el aumento de las citaciones es para cualquiera, El Pub, donde se hizo la fiesta la noche en que Carollo fue elegido en noviembre fue multado con $775 por arrojar basura y presentar problemas con los permisos. Más tarde, los inspectores volvieron a notificar al establecimiento por tener mesas de café en la acera sin permiso.

La pelea entre ambos parece continuar y según los abogados de Fuller estudian demandas contra el comisionado Carollo.