Colas y asombro en La Habana, porque el régimen vendió langosta y picadillo de res en algunas pescaderías/Imagen tomada de 14yMedio

Asombrados los habaneros por los nuevos surtidos en algunas pescaderías de la capital, entre los nuevos productos que aparecían a la venta, estaba el picadillo de res, pargo, jamonada y langosta, un marisco que durante décadas solo han podido degustarlo en Cuba los turistas, y pocas familias privilegiadas, reportó 14yMedio.

No obstante, aunque pareciera EEUU levantó el bloqueo del que tanto se queja el régimen por unas horas, las colas persistían, y la mercancía no alcanzó para todos.


«Qué cantidad de cosas sacaron. Normalmente aquí lo único que sacan son unas croquetas malísimas, que tienen mucha harina y poco pescado. Hace tiempo no vendían nada que valiera la pena», reveló Marcelo, un jubilado vecino de la esquina de las calles San Lázaro y Soledad, en Centro Habana, donde se ubica un establecimiento estatal que tenía varios de los productos mencionados en su tablilla de ventas.

«La langosta que trajeron no es de buena calidad, pero ya se está acabando porque la necesidad es mucha. Ha volado», añadió, pese a que un kilo se vendía a un precio superior a los 219 pesos.

Según Aurora, otra residente en Cayo Hueso, que hacía la cola para comprar picadillo, el suministro fue para «tratar de calmar a la gente».

«En estos días han aparecido a la venta productos que hace tiempo no se veían y, claro, todo el mundo se pregunta si eso estaba en los almacenes por qué no lo vendían, si hacía falta tirarse para la calle para que abastecieran», agregó.


En barrios como La Lisa, El Cotorro y El Cerro han instalado algunas ferias con productos agrícolas por ordenes del gobierno.

Mientras algunos se conforman con las migajas del castrismo, hay que recordar que las cárceles cubanas están llenas de presos políticos, y que muchas de esas personas no han salido a manifestarse para que surtieran una tienda o para que se acabaran las colas, la gente quiere libertad.