Un manatí de 800 libras que resultó herido en un canal de los Cayos de Florida, fue liberado nuevamente horas después de ser atendido por quienes lo rescataron.

Aunque no se quedó mucho tiempo, de cariño todos lo apodaron “Coco”.

Las aletas delanteras de Coco se enredaron en la línea de pesca. La gente había visto al manatí nadando cerca del área de Coco Plum en los últimos días y alertaron a la Comisión de Conservación de Pesca y Vida Silvestre de la Florida.

Los especialistas del Miami Seaquarium eliminaron la línea profundamente incrustada. También trataron las heridas del manatí con antibióticos.


Mandy Rodríguez del Dolphin Research Center, que encabezó el rescate explicó: “cuando se descarta su línea de pesca en el océano, en el agua, esto es lo que sucede. Estos manatíes se enredan y lo que sucede aquí es que cuando enredan el monofilamento en su aleta, está creando un torniquete, y algunas veces llegan hasta cortar un hueso y perder la aleta”.

Los investigadores adhirieron un microchip a Coco para futuros propósitos de identificación.

(Con información de Local10.com)