Alina López Miyares, ciudadana estadounidense, y su esposo, Félix Martín Milanés Fajardo, ex diplomático cubano, fueron sancionados a largas penas de prisión por un tribunal militar en La Habana bajo acusaciones de espionaje.


El proceso había sido retrasado en dos ocasiones, sin embargo tres días luego de que Estados Unidos retirara la mayor parte del cuerpo diplomático de su sección consular en La Habana, el tribunal militar sancionó al matrimonio.

Ambos fueron condenados a 13 y 17 años de prisión, en un proceso sumario que tuvo lugar a puertas cerradas, según información de Martí Noticias.

En la Sala de Justicia del Tribunal Militar, localizado en Marianao, tuvo lugar el juicio el pasado 2 de octubre.

Por el delito consumado de espionaje, la parte fiscal pidió 30 años de privación de libertad e igual término de abstención de derechos.

La madre de la acusada, quien reside en Miami, pudo ver a su hija a la entrada a la sala, pero no pudo participar en el proceso.


En el aeropuerto de La Habana, el pasado mes de enero, López Miyares fue detenida cuando iba a viajar a Miami. Ya en diciembre del año pasado había sido detenido su esposo, Milanés, diplomático cubano retirado, quien laboró en la Misión Permanente de Cuba ante la Organización de Naciones Unidas, en Nueva York. Se conocieron en Nueva York y están casados desde hace más de una década.

El Departamento de la Contrainteligencia cubana estaba investigando a la pareja, por sospechas de brindar información de carácter secreto, cuya utilización podría causar perjuicio a la seguridad de Estado, según declaración de una fuente relacionada con el caso.

Alina López Miyares, nacida en la capital de Cuba en el año 1959, dejó la Isla cuando tenía 8 años de edad, su educación transcurrió en Estados Unidos, obtuvo tres doctorados y es maestra, pero hace algún tiempo decidió repatriarse a la Mayor de las Antillas.

“Durante el proceso de instrucción se presionó a los reos para adecuar sus declaraciones e influir en la decisión fiscal”, confesó la fuente.

El tribunal militar fijó una sentencia de 13 años para la mujer y 17 para su esposo.

La resolución final estará pendiente hasta el próximo 24 de octubre.

(Con información de Martí Noticias)