Restaurante en Miami. Foto: Cuba en Miami

La ciudad de Miami permitirá a los restaurantes operar a una capacidad del 100% siempre y cuando puedan mantener un distancia de 6 pies entre las mesas según anunciaron los comisionados.


Los propietarios de restaurantes estarían obligados a presentar un plan a la ciudad que explique su plan de ocupación, como deben hacer para el resto del condado de Miami-Dade.

En la ciudad de Miami, los propietarios aún pueden usar las aceras y los estacionamientos para servir más mesas y compensar las pérdidas desde que el coronavirus cerró la economía. Se permitirán hasta 10 personas por mesa dentro y fuera.

Los inspectores seguirán recorriendo la ciudad día y noche para hacer cumplir las reglas de distanciamiento y el uso de máscaras para quienes no estén sentados en una mesa.

Los oficiales de policía de Miami ya no harán cumplir el toque de queda de las 11 p.m. del condado aunque la policía de Miami-Dade aún podría técnicamente hacer cumplir la orden dentro de los límites de la ciudad.


El alcalde Francis Suárez, quien en las últimas semanas manifestó sus reservas sobre la orden de DeSantis, reconoció las preocupaciones de Carollo pero dijo que sentía que las restricciones del condado, particularmente el toque de queda, no estaban ayudando realmente a la lucha para detener la propagación del COVID-19.