Restaurante La Placita. Foto: Instagram / La Placita

La ciudad de Miami volvió a ordenar nuevamente al restaurante La Placita quitar la pintura de la bandera de Puerto Rico de la fachada.


A pesar de un acuerdo de un año de que la pintura en el restaurante puertorriqueño La Placita podría quedarse, la ciudad ha abofeteado al negocio con una violación esta semana, amenazando con quitarle la licencia del restaurante a menos que pinten sobre el mural.

«Aquí vamos de nuevo», escribió el copropietario de La Placita, el chef José Mendín, en una publicación de Instagram con una foto del aviso de infracción. «La ciudad de Miami y el distrito de MiMo en medio de la pandemia no tienen nada mejor que hacer que volver a decirnos después de todo lo que hemos pasado para quitar nuestra bandera. Esto es ridículo. Quizás MiMo no se merece mi bandera aquí. Cansado de ser atacado por el cumplimiento del código, la policía todos los días busca música de restaurante mínima y normal. No nos rendiremos tan fácilmente, pero esto es simplemente estúpido».

Después de más de dos años de regateo, los comisionados de la ciudad de Miami votaron en enero de 2020 que el restaurante podría quedarse con el mural, con una salvedad importante: La Placita tendría que pintar sobre el mural cuando un negocio vecino, que la comisión también permitió mantener sus murales, pintados sobre los de ellos.

La pandemia aceleró el proceso.


Organic Bites, a la que se le permitió conservar sus cuatro murales después de un acuerdo judicial en agosto de 2019, se cerró debido al brote de coronavirus. Y eso, según el voto de la comisión municipal, significa que se acabó el derecho de La Placita a quedarse con su mural.

Los propietarios criados en Puerto Rico, se unieron para crear el restaurante puertorriqueño en 2018 en 6789 Biscayne Blvd. y contrataron al artista nacido en la isla Héctor Collazo Hernández para crear el mural, titulado «Plantando Bandera», el 27 de diciembre de 2018.

Pero sin la aprobación correcta, la ciudad citó al restaurante, le negó un permiso después del hecho y multó a los propietarios con 250 dólares al día, llegando a 65.500 dólares en penalidades.