El Departamento de Salud de la Florida ordeno el cierre de la playa de Sunny Isles Beach por un tramo de dos cuadras entre las calles 172 y 174.

Las autoridades determinaron que los niveles de bacteria en el agua eran demasiado altos y ordeno el cierre de la misma.

La bacteria encontrada es enterococci, una bacteria que se encuentra en los intestinos de los animales, lo que significa que hay demasiadas heces fecales de humanos o de mascotas.