Restaurante cubano Ball & Chain en la Pequeña Habana

La Ciudad de Miami ordenó el lunes el cierre del restaurante cubano Ball & Chain en La Pequeña Habana, argumentando el incumplimiento de ciertas medidas que llevaron a retirarle algunos permisos.


Su propietario Bill Fuller, se presentó en la reunión de la comisión de la ciudad y llamó al comisionado Joe Carollo una persona despreciable, ya que asegura que todo se debe a una venganza personal del comisionado.

«Joe Carollo es corrupto, es una cucaracha de La Pequeña Habana», dijo Fuller a Telemundo 51 durante una entrevista.

La Ciudad de Miami clausuró el local después de suspender su certificado de ocupación y revocar sus certificado de uso.

«Esta no es la primera vez que los dueños de Ball & Chain han recibido (avisos por) violaciones», indicó una comunicación oficial de las autoridades.


«Nosotros no tenemos violaciones. La cosa aquí es personal por Joe Carollo porque yo lo tengo metido en la corte federal», sostuvo Fuller.

«Cómo es posible que una ciudad que te da permiso, que te revisa los planes, que te aceptan su dinero para pagar, pueden llegar ahora (a decir) que no tiene los planes correctos», cuestionó.

El cierre del establecimiento deja sin empleo a aproximadamente 100 trabajadores.

Carollo por su parte no ha hecho comentarios recientes sobre lo sucedido o las acusaciones hacia su persona.