De acuerdo a fuentes militares estadounidenses, aeronaves de la fuerza aérea de China volaron cerca de la isla de Guam, de los Estados Unidos, y realizaron una práctica de bombardeo.


También ha habido reportes de bombarderos chinos volando en las proximidades de Hawái, indicaron altos oficiales a medios de prensa.

La información arriba en momentos de extrema tensión entre la administración estadounidense y el régimen norcoreano, Kim Jong-un ha amenazado durante los últimos meses con atacar a Guam, una isla norteamericana de 160.000 habitantes ubicada en el Océano Pacífico, a unos 9.400 kilómetros de distancia de la costa oeste del país.

Pero hay posibilidades de que China también comprometa la presencia estadounidense en la región, y es una “amenaza a largo plazo”.

Según fuentes que entrevistaron al presidente del Alto Mando Conjunto del Ejército de los Estados Unidos, general Joseph Dunford, recalcaron que es una situación “preocupante por el camino que está tomando”.


“Cuando vemos las capacidades que China está desarrollando, tenemos que asegurarnos de mantener la habilidad de cumplir los compromisos con nuestros aliados en el Pacífico”, subrayan los medios.

“Nos vemos como una potencia del Pacífico. Tenemos la intención de quedarnos. Nuestra prosperidad económica del futuro está directamente vinculada a nuestras relaciones políticas y militares en la región”, dijo Dunford.

Los cruces entre los Estados Unidos y China en el Pacífico no son nuevos. Los chinos han estado construyendo islas artificiales fortificadas o montando bases militares en islas naturales en diferentes aguas en disputa en los mares del Este y Sur de China, generaron preocupación entre los vecinos Vietnam, Malasia, Japón, Taiwán y Filipinas, entre otros.

Estados Unidos, por su parte ha respondido mandando buques militares de guerra a navegar libremente por las aguas de China.

Las provocaciones entre ambas naciones generaron momentos de tensión, cuando buques estadounidenses y aeronaves de Beijing experimentaron cruces peligrosos.

La fuerza aérea de China ha crecido y se ha modernizado, así como su marina, con la reciente entrada en operaciones de portaaviones Liaoning, así como la construcción de bases en territorios en disputa, marcan el interés de Beijing en consolidar su poder en el Pacífico.

Las tensiones con el régimen de Pyongyang continúan, pero, a diferencia de China, hay que señalar que se trata de una pelea que no pueden ganar, declararon las fuentes.

(Con información de Infobae)