César Sayoc, del sur de Florida, acusado de enviar paquetes con explosivos a destacados demócratas y otros opositores del presidente Donald Trump hizo su primera aparición en la corte el lunes por la tarde en la corte federal de Miami.


Sayoc quien lucía un mono color canela con una camiseta naranja brillante, se unió a sus tres abogados privados, Dan Aaronson, James Scott Benjamin y Peter Patanzo.

Sayoc, de 56 años, enfrenta cinco cargos federales luego de que fue arrestado el viernes en un Auto Zone en Plantation.

Durante la audiencia, Sayoc parecía comprometido con sus abogados y era muy hablador, incluso sonriendo en algunos puntos.

Pero asintió y habló suavemente por el micrófono cuando fue dirigido por el magistrado de Estados Unidos, el juez Edwin Torres.


Inicialmente, se esperaba que Sayoc fuera transferido a Nueva York después de su primera aparición, ya que es donde está siendo procesado, pero los procedimientos para moverlo allá se han retrasado. Los detalles de cuando se moverá a NY seran dados el viernes.

Los abogados de Sayoc han pedido que se establezca una audiencia de prisión preventiva y el gobierno solicitó que la audiencia se realice lo antes posible.

Torres programó la audiencia de detención para la mañana del viernes.

El director del FBI, Christopher Wray, dijo que Sayoc envió 13 dispositivos explosivos al ex presidente Barack Obama, al ex vicepresidente Joe Biden, a la ex secretaria de Estado Hillary Clinton, al ex fiscal general Eric Holder, a la representante de los EE. UU. Maxine Waters, demócrata por California, al senador Cory Booker. D-New Jersey, el ex director de la CIA John Brennan, el ex director de Inteligencia Nacional James Clapper, el filántropo George Soros y el actor Robert De Niro.

Wray dijo que cada uno de los 13 IED consistía en aproximadamente 6 pulgadas de tubería de PVC, un pequeño reloj, una batería, cableado y material energético. Algunos de los correos incluían fotografías de los destinatarios seleccionados marcados con una «X» roja.

La huella dactilar de Sayoc se encontró en uno de los sobres dirigidos a Waters, y se extrajo una muestra de ADN de un pedazo del IED dentro de dos de los sobres que coinciden con Sayoc.

Mientras Sayoc entretenía a los clientes como DJ en el Ultra Gentlemen’s Club en West Palm Beach, no podía saber que los técnicos de laboratorio y los agentes federales habían vinculado el ADN en dos paquetes de bombas de tubería que fue acusado de enviar a una muestra en el archivo de las autoridades de la Florida. O que una coincidencia de huellas dactilares había aparecido en un correo separado.

Los investigadores que rastreaban sus cuentas de redes sociales habían encontrado los mismos errores de ortografía en sus publicaciones en línea, «Hilary» Clinton, Deborah Wasserman «Shultz», como en los correos que pronto sería acusado de enviar.

Al final, los fiscales que acusaron a Sayoc dijeron que el ferviente partidario de Trump, sin saberlo, dejó atrás una gran cantidad de pistas sobre las bombas de tubería enviadas por correo, incluida una lista de más de 100 personas a las que Sayoc tenía intención de enviar paquetes similares.

CNN informó que las autoridades están contactando a todas las personas en la lista.