Muchos extranjeros han tenido que ser trasladados a prisiones federales, pues no hay cupo en los centros de detención en EEUU, mientras que la política del Gobierno estadounidense es “tolerancia cero” con la inmigración ilegal.


Según el reportero de Martí Noticias, “ocho puentes conectan el territorio de México con Estados Unidos, son como guardarrayas hacia un largo y difícil proceso de asilo político”.

Varios cubanos quedaron varados en el puente que conecta Nuevo Laredo con Texas, y ahora esperan para poder ingresar.

Un reportaje de Martí Noticias, recogió algunas de las declaraciones de los migrantes sobre sus aspiraciones.

“Trabajar y tener una vida, poder encontrarme con mi familia que es lo principal”, dijo un cubano sentado en el piso del puente.


La abogada de inmigración Grisel Ybarra, comentó que la política ahora “es no entra nadie o todo el mundo detenido”.

“Por lo tanto el que está allá dentro está detenido, no lo sueltan, por lo tanto no hay espacio para el que viene de otro lado, tiene que esperar”, explicó.

De acuerdo a las autoridades la situación es temporal, pero por el momento deben limitar el número de personas que se les permite el ingreso para el proceso de asilo.

“Aquí no es fácil, ahora esperar a ver cuándo me toca a mí”, expresó otro antillano varado llamado Alejandro.

De uno de los grupos de cubanos, ocho mujeres lograron ingresar al país, entre ellas la esposa e hija de Alejandro Rodríguez.

“Estamos pidiendo asilo político por la situación que tenemos en Cuba”, comentó el padre de familia.

La abogada de inmigración de Miami, detalló que las autoridades migratorias tienen el derecho de detener a los migrantes entre tres y seis meses.

“Cuando te sueltan, te sueltan con una orden de supervisión, no un parole”, si no hay parole, no hay ley de ajuste».

Según testimoniaron los cubanos varados en el puente no los maltratan, y la abogada dijo “no van a soltar a nadie, van a hacer todo allá dentro”, refiriéndose a todos los procesos que lleva a cabo USCIS (Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos).

Quienes no consiguen el asilo político, salen con una orden de supervisión, “la orden dice usted debe estar disponible para ser deportado”.

Investigaciones de Martí Noticias arrojan que desde octubre de 2017, 3.959 cubanos se han presentado en los diferentes puntos fronterizos, según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).