Margarita Navarro, la hija de un hombre que murió en el Centro de Rehabilitación en Hollywood Hills, está demandando a la instalación, alegando negligencia que provocó las muertes injustas de Miguel Antonio Franco, de 93 años, y otras 10 personas después de que el aire acondicionado dejara de funcionar en los días posteriores al huracán.

La familia de Navarro se unió a sus abogados el lunes en una conferencia de prensa en Coral Gables comunicando la demanda.

La misma sugiere que la instalación no consiguió «sistemas de aire acondicionado confiables y eficaces para operar en caso de un corte de energía inevitable y previsible», dejando a los ancianos sufriendo por días «en condiciones de calor extremo y deplorables».

La madre de Navarro, Cecilia Franco, de 90 años, permanece hospitalizada.


Por el momento la Agencia de Administración de Servicios de Salud ha suspendido la licencia de la instalación.

Según la orden de suspensión, los residentes de la instalación tenían temperaturas corporales de más de 100 grados cuando llegaron al Memorial Regional Hospital, al otro lado de la calle de la residencia de ancianos.

El responsable de la residencia de ancianos, Jorge Carballo, dijo que el incidente tuvo lugar a causa de «un fallo prolongado en el transformador como resultado del huracán».

La secretaria de la agencia estatal, Justin Senior, escribió en la orden que la instalación también había hecho muchas «entradas tardías» en los expedientes médicos de los pacientes, sugiriendo que las entradas se hicieron «en circunstancias dudosas» horas después de que una enfermera visitó a los pacientes.

Esta es la cuarta demanda contra la casa de reposo.

(Con información de local10.com)