La Casa Blanca en seguimiento de las políticas anunciadas por el nuevo presidente Donald Trump reafirmo que será política del gobierno deportar a los inmigrantes ilegales con récord criminal.

En un comunicado la Casa Blanca dejo claro que va a «deportar a los inmigrantes ilegales que tengan antecedentes penales por delitos violentos que permanecen en el país».

La nueva política de la Casa Blanca podría afectar a las decenas de miles de cubanos que se encuentran viviendo en Estados Unidos con orden de deportación por haber cometido delitos.