Este jueves Keisha Lance Bottoms, alcaldesa de Atlanta rubricó una orden ejecutiva en la que solicita que todos los detenidos del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) sean transferidos de la cárcel de la ciudad tan pronto como sea posible.


Bottoms indicó que Atlanta ya no retendrá a nadie para la agencia federal, según dijo la alcaldesa: “Atlanta ya no será cómplice de una política que inflija intencionalmente miseria a una población vulnerable. Como el lugar de nacimiento del movimiento por los derechos civiles, estamos llamados a ser mejores que esto”, sentenció.


En junio Keisha Lance firmó una orden ejecutiva que impidió que la cárcel admitiera a nuevos detenidos de ICE, en medio de la aplicación de la política de “tolerancia cero”.

Sólo cinco personas se encontraban en el centro de detención de Atlanta hasta ayer, si se compara con los 205 que se registraban en junio.

Según Bottoms, la ciudad ha establecido una asociación con Uber y organizaciones benéficas para brindar comida y viajes gratuitos a las familias inmigrantes que han sido separados en la frontera, y se han vuelto a reunir en Atlanta.

(Con información de Mundo Hispánico)