James Gilliard (izd); Jay Rind (der)

Un capitán de un departamento de bomberos en el sur de la Florida perdió la vida luego de recibir un disparo mientras revisaba unas pistolas que tenía pensado comprar en casa de un amigo que ahora está acusado de homicidio.


El lamentable incidente sucedió el lunes en la noche en la casa de Jay Rind en Palm Beach Gardens. Rind llamó a las autoridades cuando accidentalmente disparó a James Gilliard mientras le mostraba un arma.

Gilliard, de 48 años, era capitán de bomberos del condado de Palm Beach y había salido a cenar con Rind esa noche. Luego de la cena fueron a la casa de Rind porque este estaba vendiendo unas armas antes de irse a México, según el informe policial.

Rind está acusado de asesinato en segundo grado y fue encarcelado el miércoles por la noche. Su fianza se fijó en 20.000 dólares el jueves y la jueza de circuito Laura Johnson le ordenó que entregara sus «documentos de viaje», como su pasaporte.

Según un informe policial, Rind dijo a los investigadores que le había estado mostrando a Gilliard la pistola, que planeaba darle al bombero. Se disparó, golpeando a Gilliard en el torso.


Los investigadores dijeron que Rind estaba a unos cuatro pies de distancia de Gilliard y sostenía una de las armas cuando disparó.

Rind le dijo a la policía que no había habido discusión entre los dos. La esposa de Gilliard confirmó a la policía que su esposo se reunió con Rind para discutir la compra de armas.

«Nuestros corazones están rotos», dijo el Departamento de Bomberos del Condado de Palm Beach en un comunicado. «Nuestra familia de bomberos está trabajando junta para apoyar a su familia en este momento difícil».

La familia de Gilliard creó una cuenta en Gofundme para ayudar con los gastos del entierro del destacado bombero.