Cantineros en Cuba crearon el Cuba Libre gigante como parte de la competencia regional de bartenders y rendir homenaje a uno de los cocteles más célebres del mundo.


Un vaso transparente de dos metros de altura sobre una tarima con su revolvedor negro dio cabida a 108 litros de ron Havana Club, 360 de refresco de cola local y 16 kilos de hielo que fueron arrojados por los jóvenes y veteranos expertos en tragos de la isla y de países como Uruguay, República Dominicana, Perú y Nicaragua.

“Es una gran reivindicación de lo que somos: cubanos y libres”, dijo a The Associated Press el maître Antonio Benítez, uno de los organizadores de la actividad con la cual también inició el XXII Campeonato Panamericano de Coctelería a realizarse en la nación caribeña toda la semana y en el que participan dos centenares de profesionales. “Lo seleccionamos porque es uno de nuestros 10 cocteles clásicos”.

“La gente piensa que es fácil de preparar y eso es un error. Su secreto está en el equilibrio entre el ron, la cola, el limón y el hielo”, dijo a la AP Juan Febles, el líder de la Asociación de Cantineros de la República Dominicana, quien encabezó una delegación de visita para el evento. “El Cuba Libre es un ícono de la coctelería y estamos en la casa de este trago; me siento muy honrado”.