Cangrejos invadieron el pueblo de Caibarien Villa Clara sorprendiendo a los vecinos que no daban crédito a lo que veían.

Los cangrejos no entendían de casas, ni autos. Los vecinos trataron de barrer los cangrejos, pero se volvió una tarea extremadamente difícil.

Estas migraciones de cangrejos, aunque frecuentes no dejan de sorprender.