El canciller venezolano Jorge Arreaza informó en rueda de prensa desde Caracas, que Venezuela honrará sus compromisos petroleros con el régimen de La Habana, a pesar de la nueva ronda de sanciones de Washington, reporta Diario de Cuba.


EEUU castigó los envíos de petróleo venezolano a la Isla con el objetivo de cortar un suministro crucial para el Gobierno cubano.

La semana pasada el Departamento del Tesoro impuso sanciones a 34 embarcaciones operadas o propiedad de la petrolera estatal PDVSA que envió crudo a Cuba en los últimos dos meses.

La administración de Donald Trump también sancionó a una empresa de Liberia y otra de Grecia que operan ese trasiego.

«Somos expertos en guerrilla y en procesos. Cuando el poder convencional del capitalismo te ataca, tú tienes que saber responder por las vías no convencionales, respetando la ley internacional siempre», comentó el titular de Exteriores del gobierno de Nicolás Maduro.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Al ser interrogado por periodistas, sobre si detendrían los envíos de petróleo a Cuba, Arreaza expresó: «no podría yo develarte la estrategia, pero siempre nosotros haremos cumplir los compromisos venezolanos y, por supuesto, los compromisos con los pueblos hermanos como Cuba».

PDVSA envió a La Habana al menos siete cargamentos pequeños, que equivalen a un total de 65.520 barriles por día de crudo y combustibles, en marzo pasado, según datos de Refinitiv Eikon.

Los cargamentos de crudo venezolano siguieron llegando a Cuba, pese a que el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó ordenó el mes pasado que se detuvieran los embarques petroleros a la Isla comunista.

Sin embargo, PDVSA cumple órdenes de la cúpula militar leal a Maduro.

El país suramericano dirigido por el castro-chavismo enfrenta un declive crítico de la producción de petróleo, aunado a una crisis económico-político y social sin precedentes.