Funcionarios canadienses cercanos a la negociación del nuevo Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) indicaron no responderán a los mensajes del presidente Donald Trump vía Twitter de que no incluirá a Canadá en el nuevo acuerdo.

El viernes el presidente estadounidense anunció al Congreso de Estados Unidos el plan de firmar un nuevo acuerdo comercial con México, después de conseguir un pacto en la semana, y dejó la puerta abierta para que Canadá se sume más adelante.

No obstante el sábado, Trump tuiteó que si no se logra un buen acuerdo, Canadá “estará fuera del nuevo TLCAN”.

“No hay una necesidad política de mantener a Canadá en el nuevo acuerdo del TLCAN. Si no hacemos un trato justo para EEUU, después de décadas de abuso, Canadá estará fuera”, escribió el mandatario.


Según los oficiales canadienses la táctica de Trump está diseñada para presionarlos, y según informaron algo así no funcionaría.

Cameron Ahmad, vocero de la oficina del primer ministro canadiense, Justin Trudeau informó recientemente: “queremos modernizar el TLCAN, que sea bueno para los canadienses. Solo firmaremos un buen acuerdo y no negociaremos en público”.

Los funcionarios canadienses reiteraron esta postura. Lisa Raitt, vicepresidenta del Partido Conservador dijo que “los mexicanos” simplemente los superaron.

Canadá y EEUU seguirán con sus ásperas negociaciones, a la vez que la oposición sigue acusando al gobierno de Trudeau de no haber negociado para entrar en el entendimiento comercial entre EEUU y México.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Comercio de Canadá, Perrin Beatty mencionó que México tuvo cinco semanas para tratar con Washington los puntos más álgidos del comercio bilateral, como las reglas del sector automotriz, el alza de los salarios en ese sector, entre otras cuestiones, pero Canadá “tuvo sólo cuatro días para negociar” bajo la presión de que se le impondría 25% de impuestos a sus exportaciones de autos, “los cuales fueron tiempos no razonables”.

Sin embargo Beatty añadió que Canadá no debe rendirse, y debe continuar trabajando para que la negociación llegue a término con éxito.

(Con información de Mundo Hispánico)