La campaña de Clinton ha decidido pasar a la ofensiva contra el FBI y su director James Comey por la carta enviada al Congreso en la que se informa que se está abriendo la investigación contra la candidata demócrata por nuevas evidencias en el caso de los emails.


Por regla general el FBI no comenta ni informa a nadie sobre investigaciones en curso y por eso la campaña de Clinton ha criticado la decisión del director del FBI que no escucho las recomendaciones del Departamento de Justicia de no hacer pública la decisión de reabrir el caso.

«Resulta bastante extraño revelar algo como esto con tan poca información y justo antes de una elección», subrayó Clinton.

La ex primera dama acusó a Trump de usar el tema para confundir y engañar a los votantes en los últimos días de la campaña para las elecciones del 8 de noviembre.

La campaña de Clinton exigió al FBI que publique toda la información que tiene sobre los emails para que los votantes cuenten con todos los argumentos y no sean confundidos.