El expreso político cubano Ariel Arzuaga Peña fue recientemente deportado de Panamá hacia la Isla, y según relato de su esposa Yaquelín García a Radio Martí, el opositor cayó en manos de la Seguridad del Estado nuevamente.


«El se dirigió a La Habana, a él lo habían repatriado de allá de Panamá, violando» sus derechos «se dirigió a la Embajada, y ahí le comunicaron que tenía que dirigirse al MINREX, cuando fue al MINREX de ahí lo mandaron a inmigración, y saliendo del Ministerio de Relaciones Exteriores una patrulla lo detuvo», contó García.

Según los policías que lo detuvieron cuenta la pareja del disidente, no sabían las razones por las que estaban arrestando al al activista de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), puesto que sólo tenían información de que inmigración lo había mandado a detener.

«Hasta ayer se encontraba en la 5ta unidad, la supuesta funcionaria de inmigración era una agente de la Seguridad del Estado que le dijo que estaba detenido por el delito de amenaza», explicó la esposa del ex preso cubano.


El pasado jueves Arzuaga Peña denunció que fue interrogado, y amenazado por la Seguridad del Estado.

«Esto Ariel lo denunció el jueves 11, cuando llegó a La Habana, fue amenazado por la Seguridad del Estado, que iba a ir a prisión, con antelación ya le estaban diciendo que iba a ir a prisión», añadió.

La semana pasada Arzuaga Peña declaró a Radio Martí, después de llegar a Cuba: «Llegué a La Habana a las 11:30 am y allí me tuvieron hasta las 4:30 pm me metieron para una oficina haciendome preguntas del recorrido que yo he hecho todo, un interrogatorio allí, ya empezaron las represiones hacia mi persona».

El miembro de la UNPACU cumplió cinco años de prisión por el delito de atentado, salió de Cuba hacia Guyana en octubre de 2017, y al momento de su deportación se encontraba en un centro de detención en Panamá, en espera del dictamen de la Oficina Nacional de Refugiados sobre su solicitud de asilo político.

(Con información de Radio Martí)