Sears, la antigua cadena minorista que cambió la forma en que los estadounidenses compraban y vivían, se declaró en bancarrota.


La compañía de 132 años ha estado luchando durante varios años y se está ahogando en deuda. La gota final fue un pago de deuda de $ 134 millones con vencimiento el lunes que no podía pagar.
Sears Holdings (SHLD), la empresa matriz de Sears y Kmart, se encuentra entre docenas de importantes minoristas que se declaran en bancarrota en la era de Amazon (AMZN).

La presentación ante el tribunal federal de quiebras de Nueva York se realizó a primeras horas del lunes por la mañana. La compañía emitió un comunicado diciendo que tiene la intención de permanecer en el negocio, mantener tiendas abiertas que sean rentables, junto con los sitios web de Sears y Kmart.

Al momento de la presentación, alrededor de 700 tiendas permanecían abiertas y la compañía empleaba a 68,000 trabajadores. Eso es menos que las 1,000 tiendas con 89,000 empleados que tenía en febrero.

Sears dijo que está buscando un comprador para una gran cantidad de sus tiendas restantes, y cerrará al menos 142 tiendas a fines de este año. Esto se suma a los 46 cierres de tiendas ya planeados para el próximo mes. La compañía no descartó el cierre de tiendas adicionales a medida que avanza el proceso de bancarrota.


Eddie Lampert, el presidente de la compañía y el mayor accionista, renunció al título de CEO. La compañía ahora estará dirigida por tres de los principales ejecutivos de la compañía.

Durante años, Lampert ha afirmado que la compañía estaba avanzando para terminar con sus años de pérdidas continuas.

«Si bien hemos avanzado, el plan aún tiene que entregar los resultados que hemos deseado», dijo Lampert en un comunicado el lunes. Dijo que el proceso de bancarrota permitiría a la compañía deshacerse de la deuda y los costos y «convertirse en un minorista rentable y más competitivo».

Si bien los minoristas suelen declararse en bancarrota con la intención de mantenerse en el negocio, muchos terminan en quiebra después de la presentación. En los últimos años, Toys «R» Us, RadioShack y Sports Authority han seguido ese camino hacia el cementerio.