El cubano Rancés Barthelemy (25-0, 13 KO) se estaría enfrentando al bielorruso Kiryl Relikh (21-1, 19 KO), nada más y nada menos que el número uno del ranking de las 140 libras de la Federación Internacional del Boxeo (FIB), el 22 de abril en un combate eliminatorio para dilucidar el retador del campeón de la FIB, el inglés Ricky Burns.


«Estoy muy feliz, porque en mi primera pelea en el peso súper ligero ya voy a una eliminatoria», manifestó Barthelemy, «Ricky Burns se ha negado a subir a un ring conmigo, pero cuando me convierta en retador obligatorio, no tendrá donde esconderse».

«Para mí se trata de una ilusión muy grande, porque es una gloria que no sería solo para mí sino para toda Cuba», expresó Barthelemy. «Se dice fácil, pero ganar tres coronas en distintas categorías requiere de una entrega total, de un sacrificio extremo».

Rancés Barthelemy continúa bajo la dirección del reconocido Ismael Salas, quien ahora entrena además a Ledúan Barthelemy.

«No puedo sentirme más feliz desde que Leduán vino a entrenar conmigo», afirmó Rancés. «Tener a mi hermano a mi lado es una bendición y una garantía.


Salas me llevó a un nivel superior y hará lo mismo con él. Juntos tocaremos el cielo».