Cuando el alcohol y la irresponsabilidad se mezclan pasa lo que le paso a varios jóvenes cuando dejaron los botes encallados en la arena después de que cambiara la marea en los Cayos de la Florida.


Los jóvenes se lo tomaron con calma y la pasaron de maravilla disfrutando de su día festivo pero la presencia de los motores y los botes en esa zona sin agua crea un gran daño al ecosistema.

Los bañistas pasaron horas encallados en la arena.