Los biólogos recomiendan no acercarse a las iguanas en Florida cuando se descongelen ya que pueden tener un comportamiento agresivo debido a sentirse atemorizadas y desorientadas al despertar.

Según un reporte del sitio RT en Español un hombre de la localidad Key Biscayne, que recogió varias iguanas grises, heladas como piedras, que se habían caído de un grupo de árboles y las cargó en su vehículo.


Poco después, las iguanas aparentemente muertas cobraron vida gracias a la calefacción del vehículo y atacaron al conductor, contó a la emisora de radio NPR el experto en vida silvestre Ron Magill.


En el 2010, casos parecidos se vivieron en el sur de la Florida cuando la zona experimentó dos semanas de cambios bruscos de temperaturas, con oscilaciones en un rango de 30 a 40 grados, según el periódico The Palm Beach Post.

«En 2010, cuando las iguanas congeladas comenzaron a caer, un vecino de un amigo las recogió en una enorme bolsa de basura negra de plástico y cuando la bolsa estaba colocada en su coche para llevarla al vertedero, se produjo el gran deshielo de las iguanas en su vehículo en movimiento. No estaba contento», relató vía Twitter el microbiólogo local Larry Lynam.