Durante los primeros días de su gobierno, el presidente electo Joe Biden solicitaría al Congreso legalizar el estatus migratorio de unos 11 millones de indocumentados en Estados Unidos, según un reporte de la agencia AP.


Biden anunciaría la medida en su primer día en el cargo para brindar un camino a la ciudadanía a millones de inmigrantes que viven ilegales en Estados Unidos, según cuatro personas enteradas de los planes del próximo mandatario. La iniciativa deberá contar con el respaldo de ambas cámaras.

El presidente electo prometió durante su campaña una vía hacia la ciudadanía para los aproximadamente 11 millones de personas que están sin permiso en Estados Unidos, pero se desconoce qué tan rápido podría maniobrar mientras enfrenta la pandemia, la economía y otras prioridades.

La posibilidad ha sorprendido a activistas dado que el tema ha dividido durante mucho tiempo a demócratas y republicanos, incluso al interior de sus propios partidos; también porque seria una medida de precedentes históricos.

Para los activistas también persiste fresco el recuerdo de la promesa del candidato presidencial Barack Obama de un proyecto de ley de inmigración en su primer año en el cargo en 2009, pero sin abordar el tema hasta su segundo período.


Si es aprobada, la propuesta sería la medida más grande para conceder la condición legal a quienes están sin permiso en el país desde que el presidente Ronald Reagan otorgó una amnistía a casi 3 millones de personas en 1986, dijo AP.

Las acciones legislativas para modificar la política de inmigración fracasaron en 2007 y 2013.