151013_POL_bernie-sanders-debate.jpg.CROP.promo-xlarge2


En el inicio de la Convención Demócrata, el senador Bernie Sanders ofreció este lunes un apasionado discurso, para dejar claro que Hillary Clinton, y no el republicano Donald Trump, «debe ser» la próxima presidenta de Estados Unidos.

La convención se inauguró en Filadelfia en medio de la polémica por la filtración de unos correos del Comité Nacional Demócrata (DNC) que han revelado estrategias del partido para debilitar la campaña de Sanders en favor de la exsecretaria de Estado, volviendo a mostrar las divisiones internas que ya se vieron durante el largo proceso de primarias.

Pero tanto Sanders como la primera dama, estrellas indiscutibles del primer día de la convención, salieron al escenario con un mensaje muy claro: los estadounidenses no pueden permitir que Trump gane las elecciones presidenciales de noviembre y, para lograrlo, los demócratas deben estar unidos en el apoyo a Clinton.

Al declarar su apoyo a Clinton, Michelle Obama destacó, con la voz quebrada por la emoción, que gracias a ella sus dos hijas «dan por hecho» que una mujer puede ser la próxima presidenta de Estados Unidos.

Este martes los delegados prevén votar para elegir oficialmente a Clinton como la candidata del Partido Demócrata a la Casa Blanca, en una jornada que contará con la intervención destacada el expresidente Bill Clinton.