Tras unos tres largos meses de dura batalla, un bebé del sur de la Florida es dado de alta y se va a casa para iluminar la Navidad de su familia.


Luego de 111 días de cuidados intensivos, Alicia Goldsby y Justin Mathews, se llevaron su más preciado regalo de navidad envuelto en una manta.

Su bebé, Jaylen, nació en septiembre como un bebé micro-prematuro de tan solo 23 semanas de gestación. Jaylen nació pesando solo 430 gramos, ¡menos de una libra!

“Ha luchado desde el principio. Sabía que iba a estar bien ”, dijo su mamá a medios locales. “Vuelve a casa sin heridas en la cabeza. Nada de nada. Lo único es que Jaylen nació 3 meses antes», añadió.

Después de recibir atención las veinticuatro horas del día en el Salah Foundation Children’s Hospital en Broward Health, ahora pesa 5 libras y 11 onzas y crece todos los días.

Su papá lo describe como un guerrero. “Pasó por lo peor y ahora todavía está aquí, todavía está luchando. Hijo de Dios. Lo llamamos guerrero ”, dijo Mathews.


Gabrielle Lorenzo, enfermera registrada de la UCIN de Broward Health, dice que todo el personal está muy orgulloso de Jaylen y su notable progreso.

“Este chico literalmente ha desafiado todas las probabilidades en su contra. Ha sido un viaje increíble en la UCIN y he tenido la suerte de ser parte de él con su familia «, dijo Lorenzo. «Realmente es un milagro navideño».

Los padres de Jaylen habían anticipado un bebé en Navidad. La fecha de parto de Alicia era originalmente el 25 de diciembre.

Y ahora su mejor regalo estará en casa a tiempo para las festividades.

«Yo estoy tan tan feliz. Mi fecha de parto fue en realidad el día de Navidad. Es el mejor regalo que pude recibir. Por él, lo haría todo de nuevo ”, dijo Goldsby. “Mi bebé es un bebé milagroso y tiene un propósito en su vida. Va a estar genial. Va a ser todo. Nada puede detenerlo «.