<> on August 8, 2011 in Washington, DC.


Según opinó el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, la prisión de Guantánamo en Cuba es «una mancha en el honor nacional» de su país.

Obama además lamentó que el Congreso no haya cooperado con él para cerrarla, como prometió nada más llegar al poder en 2009, reportó EFE.

«Hasta que el Congreso cambie de rumbo (respecto a Guantánamo), la historia lo seguirá juzgando duramente, y yo seguiré haciendo todo lo que pueda para eliminar esta mancha en nuestro honor nacional», dijo Obama en su último discurso sobre política exterior, en Tampa (Florida).

«Estamos gastando cientos de millones de dólares para mantener a menos de 60 personas en un centro de detención en Cuba. Eso no es ser fuertes», agregó el mandatario.

Obama argumentó que «a menudo» los aliados de Estados Unidos no le entregan a sospechosos de crímenes «por temor a que acaben en Guantánamo», y que el Estado Islámico (EI) usa la prisión como «herramienta de reclutamiento» de combatientes porque es un ejemplo de detención fuera de los estándares de la justicia ordinaria.


Los presos que quedan en Guantánamo son algunos de los detenidos al comienzo de la guerra contra el terrorismo tras los atentados de 2001 contra el país norteamericano, y el Gobierno se resiste a liberarlos porque asegura tener «pruebas sólidas de que han cometido actos terroristas» contra el país, según Obama.