Balseros cubanos y la Guardia Costera

Un grupo de balseros cubanos que fueron rescatados en el mar por la Guardia Costera de Estados Unidos hablaron con la prensa oficialista en Cuba donde narraron como casi pierden la vida.

Tres de los sobrevivientes que iban en una embarcación que naufragó el pasado 5 de julion medio de la tormenta Elsa hablaron con Cubadebate.


El naufragio murieron 9 cubanos y solo 13 lograron sobrevivir.

«Nosotros supusimos que los guardafronteras no iban a estar tan atentos porque aquí en Cuba todo giraba alrededor de la tormenta. Realmente creímos que nos daría tiempo llegar a Estados Unidos. Una vez allí yo podría ayudar económicamente a mi mamá que tiene 65 años y aún trabaja. Quiero también tener hijos, y en Cuba se me hace muy difícil por la situación económica. Hay ciertos momentos en que la desesperación te lleva a dar ese paso, pero después de esto, si yo para ir a Estados Unidos tengo que ir en lancha, no voy. De esa manera no» dijo uno de los sobrevivientes a Cubadebate.

«Recuerdo que en el trayecto nos encontramos a los guardafronteras. Nos hicieron señas de que no siguiéramos, que regresáramos porque la embarcación se iba a virar y peligraban nuestras vidas. Ellos tenían seguridad de que eso podía suceder, pero nos resistimos. Yo me quedé callada, pero ninguno quiso retornar. Entonces, los oficiales nos tiraron unos diez salvavidas y nosotros llevábamos tres más» continuó narrando.

«Seguimos adelante y ya en la noche se viró la embarcación y se desató el infierno. Yo quedé debajo del bote y allí permanecí para salvarme entre el agua y el borde del barco porque no sé nadar. Mi novio se sumergió y me ayudó a salir. Hubo una persona que se enredó con una lona azul que llevábamos, y no salió. Nos subimos encima de la embarcación. Yo tenía uno de los salvavidas que nos dieron los guardafronteras cubanos, y mi pareja se aguantaba con una mano del bote y con la otra me agarraba por el chaleco para que las olas no me llevaran. Estábamos solos, unos al lado del otro y no nos veíamos las caras. La oscuridad era horrible y las olas inmensas venían de todas partes. La lluvia te ardía la cara» relató sobre el dramático momento.


Los balseros dijeron que muchos comenzaron a dispersarse cuando la embarcación se hundió y muchos no sabían nadar.

«Todos nos fuimos separando por grupos. Tú te hundías de pronto, levantabas la cabeza y faltaban dos gentes. Te volvías a hundir y faltaban dos más. Al rato intentabas mirar para el lado y sucedía lo mismo. Lo único que veías eran sombras. Así fue toda la noche, intentando salvarnos… Amaneció y todavía había mucho oleaje. De mi grupo quedábamos seis: tres de ellos después se ahogaron y quedamos una mujer, un muchacho y yo. A nado, llegamos casi a tierra. Nuestra embarcación se viró a unas 70 millas de Cuba, todo lo demás fue nadando y suerte que el ciclón nos empujaba» relató.

El número de balseros cubanos intentando llegar a las costas de Estados Unidos ha aumentado considerablemente en el 2021 provocando preocupación en las autoridades estadounidenses.