Foto de archivo

Un hombre cubano que llegó en balsa el viernes pasado con otros 10 migrantes a Caimán Brac, se ha cocido la boca en señal de protesta, reportó el diario Cayman Compass.

Compañeros migrantes que viven en Gran Caimán en libertad supervisada por la comunidad dijeron que creían que la medida había sido tomada como parte de una huelga de hambre.


Una imagen que circulaba en las redes sociales mostraba dos cables de color dorado perforados en los labios superior e inferior del hombre. Una declaración del Ministerio de Recursos Humanos e Inmigración reconoció la situación pero no dio detalles sobre la naturaleza del incidente.

«El Ministerio de Recursos Humanos e Inmigración no puede comentar sobre la situación o dar detalles específicos de las identidades de las personas involucradas en este momento», dijo el comunicado.

«Podemos confirmar que se están siguiendo los protocolos relevantes para garantizar la salud, la seguridad y el bienestar de cada persona a nuestro cuidado».

El Dr. Samuel Williams-Rodriguez, de la Autoridad de Servicios de Salud, dijo: «Tengo entendido que esta persona ha sido remitida al Departamento [de Accidentes y Emergencias] – GT Hospital para una mayor administración».


El Departamento de Inmigración indicó que los migrantes se encontraban en buen estado de salud al momento de su llegada, después de seis días en el mar, y que los médicos los evaluaban en Cayman Brac antes de ser trasladados a Gran Caimán.