Las balsas y cayucos en las que cubanos y haitianos, respectivamente, arriesgan su vida para llegar a Estados Unidos se exponen en el Museo de Historia de Miami, como parte de un homenaje que acoge alrededor de 40 artículos, reporta Martí Noticias.


Jorge Zamanillo, director de la institución, asegura que el mar tiene una historia muy grande y que esta es la mejor manea de rendir un homenaje a quienes han perdido su vira en busca de la libertad.

«El agua es parte de la cultura del sur de la Florida, pero en esta cultura se entrecruza el dolor de los inmigrantes que han llegado aquí arriesgando sus vidas», expresó Zamanillo.

Una de las embarcaciones de la muestra, que fue hecha a mano, apareció junto a sus tripulantes cerca de Miami Beach y los vecinos la conservaron hasta que el museo se hizo cargo.

«Llegó con cinco personas, toda una familia. La armaron con maderas y tres neumáticos de camión. Uno de los neumáticos todavía tiene aire, después de más de veinte años. Increíble», agregó el director de la institución.


Asimismo, agregó que esta ciudad también estaba hecha de las historias de las personas que emigraban. “Los botes cubanos y haitianos son importantes para el museo porque nos narran la historia de la inmigración reciente de este país».