catherine_conley_ballet


Catherine Conley se ha convertido primera alumna estadounidense a tiempo completo de la prestigiosa Escuela Nacional de Ballet de Cuba, donde espera que aprender el poderoso estilo cubano, de deslumbrantes giros y saltos, le otorgue una ventaja cuando vuelva a casa.

«(Cuba tiene) un estilo acrobático de danza, y creo que algo de eso me vendría bien», declaró Conley, de 18 años, en una entrevista con Reuters.

Cuba es conocida por su rigurosa educación de ballet, que es subsidiada por el Estado y que ha producido varias estrellas como Carlos Acosta y José Manuel Carreño para una pequeña Isla de 11 millones de habitantes, según destaca la agencia británica.

La escuela (ENB), que con sus 3.000 estudiantes afirma ser la mayor del mundo, ha formado a muchos bailarines extranjeros. Pero durante los 50 años de conflicto entre los gobiernos de Cuba y Estados Unidos ningún estadounidense se había enrolado en su programa a tiempo completo.

«Creo que Catherine es la primera de muchos estudiantes estadounidenses que se formarán en Cuba», dijo Víctor Alexander, director del Centro Ruth Page para las Artes en Chicago, donde Conley practicó ballet desde que era pequeña.


El ballet cubano fusiona lo mejor del ballet ruso, francés, italiano, inglés y estadounidense con el estilo latino y la sensualidad afrocubana. Pero también se le ha tildado de anticuado porque se basa en la visión de la fundadora del movimiento, Alicia Alonso, de 94 años y bailarina principal en la década de 1940 de la compañía ahora conocida como American Ballet Theater.