Desde 1977 no se reportaba en Cuba un nuevo brote de dengue mortal, autoridades sanitarias cubanas han hecho un llamado a “extremar” medidas de prevención ante un hallazgo de un serotipo de dengue potencialmente mortífero, informó CubaNet citando medios locales de la Isla.

Salvador Tamayo, director de Salud en la provincia de Cienfuegos (centro-sur), territorio donde se ha detectado este virus, expresó: “ha surgido una nueva ola de epidemia del dengue con signos de alarma y repercusión clínica y, por suerte, no se han tenido que lamentar fallecidos hasta la fecha”.

El dengue tipo I que se ha propagado en Cienfuegos, uno de los territorios de la Isla con mayores tasas de infestación de la enfermedad, transmitida por el mosquito Aedes Aegypti-, ha forzado a las autoridades a actuar con rapidez para frenar la cadena de transmisión en un plazo que no exceda los 15 días.

El periódico local 5 de septiembre dio a conocer que en la provincia aislarán a los enfermos y trabajarán en campañas intensivas de eliminación del vector.

“Es imprescindible que la población entienda la gravedad del asunto, para que ante cualquier síntoma (…) acuda a los servicios de Salud, para recibir un oportuno diagnóstico”, advirtió Tamayo.


El pasado año se redujeron en un 68% los casos de dengue en Cuba, con respecto a 2016, y de acuerdo a datos del Ministerio de Salud, se detectó la trasmisión autóctona de zika en 14 municipios y no se registraron pacientes de chikunguña.

La prensa independiente cubana ha publicado en los últimos meses, noticias sobre una especial incidencia de casos de dengue mortal, en las provincias centrales y orientales de Cuba, los reportes oficiales recientes no puntualizan cuáles son las zonas del país con mayor incidencia de arbovirus.

La fumigación y búsqueda de criaderos de mosquitos, así como control en las fronteras del país caribeño y vacunación de los trabajadores isleños en misión extranjera, son las principales medidas de protección y prevención adoptadas por el régimen cubano desde hace varios años.