Autoridades cubanas admiten elevado índice de casos de dengue en el país (Imagen de archivo)

Sin aportar datos en concreto de los cubanos enfermos de dengue, el Gobierno de la Isla admitió que este año se registró en el país un elevado índice de infestación a causa del mosquito Aedes Aegypti, las autoridades informaron que desde mayo se reportó un alza, pero luego puntualizaron han logrado controlar la situación, recoge el portal oficialista Cubadebate.


Mientras se supo del fallecimiento de más de un menor al oriente del país, debido al dengue, y algunos casos ocuparon editoriales de la prensa independiente, las autoridades cubanas no se pronunciaron sobre el tema.

La viceministra de Salud Pública Regla Angulo, dijo que en 2019 no se registraron casos de zika, chikungunya o fiebre amarilla, pero recordó que el caracol gigante africano está en todos los territorios, excepto en Guantánamo y Cienfuegos.

Angulo aseguró que hay un plan para enfrentar el molusco, en conjunto con el Ministerio de Agricultura.

«Hay orden para atender el problema, aunque aún falta conciencia, y el componente informativo-educativo debe ser permanente», reveló sobre la situación epidemiológica, Mariela Castro, hija del general Raúl Castro, quien además de dirigir el Centro Nacional de Educación Sexual, funge como diputada por el municipio Plaza de la Revolución.


«También urge urge que a nivel de barrio exista una vinculación más activa, así como involucrar a la Organización de Pioneros José Martí, darle protagonismo y sentido de pertenencia», agregó.

De acuerdo a las autoridades pese a que se invirtieron unos 500 millones de pesos este año en la lucha antivectorial, Guantánamo, Santiago de Cuba, Holguín, Camagüey, La Habana y Pinar del Río son las principales provincias afectadas por la epidemia del dengue.

Las autoridades cubanas tampoco hicieron alusión a las condiciones sanitarias de los centros hospitalarios, donde usuarios han reportado no caben más pacientes, y a muchos los ingresan sin estar seguros de que estén infectados. A esto hay que sumarle la escasa higiene en los hospitales a lo largo y ancho de la Isla, donde los pacientes se quejan de alimentación inadecuada, falta de sábanas y hacinamiento.