Autoridades camagüeyanas se niegan a intervenir un caso de violencia doméstica (Imagen tomada de Radio Santa Cruz)

Las autoridades camagüeyanas se niegan a tomar cartas en el asunto en un caso de violencia doméstica en un matrimonio de ancianos, lo cual revela las serias deficiencias en la atención al adulto mayor en Cuba, informa Radio Martí.


«No tienen hijos, viven solos», comentó la activista Belkis Domínguez, quien reveló que la anciana tiene 77 y su esposo 88 años.

«El señor acostumbra a golpearla, hemos hecho gestiones a todos los niveles» con doctores que atienden al adulto mayor en la provincia de Camagüey, con el director del asilo de esa localidad y con la jefa de los servicios médicos del policlínico, sin embargo al parecer la situación no se soluciona, y no se le da al caso la atención que requiere.

«Este señor es una persona de 90 años, duerme en las calles, deambula, se orina, el objetivo es que lo ingresen en un asilo, y nada no hay solucion para él».

Cuba afirma que ha llevado a cabo grandes progresos para las personas de la tercera edad, en temas como la seguridad social, el empleo, las pensiones y la salud, sin embargo la realidad indica que muchos viven en la precariedad.


Según Domínguez, no hay capacidad en los asilos y la atención al adulto mayor en el país es muy mala, «no se sobrevive con una pensión misera, no les alcanza para medicamentos, aseo, hay muchos ancianos en la calle, mendigando incluso», sostuvo la activista.

La Mayor de las Antillas tiene una de las poblaciones más envejecidas de la región, con casi 2.5 millones de adultos mayores de 60 años.

Por otra parte el fenómeno de la violencia de género en Cuba se invisibiliza, y se aborda aún menos cuando las víctimas suelen ser mujeres de la tercera edad.