Bahía de Biscayne en Miami- Foto de Cuba en Miami

Las inundaciones de la tormenta Eta han tardado unos días en bajar. Pero a medida que han ido disminuyendo los niveles de agua, los niveles de bacterias han aumentado alrededor de la Bahía de Biscayne.


«Cuando hay mucha agua subterránea y lluvia, se arroja mucho material a la Bahía de Biscayne», dijo a NBC Miami el Dr. Larry Brand.

Brand es profesor de biología y ecología marina en la Escuela Rosenstiel de Ciencias Marinas y Atmosféricas de la Universidad de Miami; y el material del que está hablando son desechos de tanques sépticos en un sistema de alcantarillado envejecido.

Según explicó, con la lluvia los sistemas están sobrecargados y se filtran, y terminan saliendo a la bahía.

Morningside Park fue solo un lugar con niveles elevados de bacterias. También Jose Marti Park, Brickell Bay Drive, Kennedy Park, Mariner Drive y Rosenstiel School reportaron niveles más altos de lo habitual.


Brand recordó a las personas no bañarse en estas aguas especialmente si se sufre de cortes o heridas en la piel.

La vida marina también sufre con estas circunstancias ya que se genera más algas y se reduce la cantidad de oxígeno disponible para todas las especies.

La buena noticia es que se espera que por el momento sea solo temporal, y mejore una vez que cesen las lluvias y se sequen las superficies.

“Vamos a conseguir que se sequen bastante pronto y este problema desaparecerá rápidamente”, dijo.