La amenaza de que la tormneta Florence impacte directamente en la costa este de Estados Unidos la semana que viene se ha incrementado el viernes, ya que una posible ruta lo suficientemente lejos de la costa para evitar impactos significativos parece cada vez menos probable.

Todavía se espera que Florence gire hacia el norte, pero ahora parece que es mucho más probable que ese giro ocurra después de que toque o muy cerca de la costa de Carolina y / o el Atlántico medio en dirección hacia el noreste.

Florence sigue siendo una tormenta tropical de 65 mph el viernes por la tarde, pero tiene una circulación saludable.

Está pasando por un par de vientos hostiles, pero deberían dejar de hacerlo hasta el sábado por la noche y se espera que Florence recupere la fuerza de los huracanes. Con un entorno atmosférico favorable y abundante agua caliente bajo la tormenta, se pronostica que Florence se convertirá en un poderoso huracán.


Si Florence continúa o está cerca del camino que está indicando el consenso de los modelos, la tormenta amenazará la costa de Carolina el miércoles. Una ligera diferencia de ángulo significaría que la costa de Georgia, o más al norte en el Atlántico medio podría verse afectada. No se puede descartar un camino más cerca de Florida, especialmente si se tiene en cuenta la Perturbación # 94L, pero parece una probabilidad mucho menor en este momento.