Un caimán de 10 pies se encontraba merodeando en el portal de una vivienda en el barrio de la Pequeña Habana cuando fue visto por un equipo de bomberos que se encontraba regresando a la estación el viernes en horas de la noche.


De acuerdo al portavoz de Miami Fire Rescue, Ignatius Caroll Jr., los bomberos al verlo pensaron que se trataba del cuerpo de una persona inconsciente tendida en el suelo. Al acercarse pudieron ver mejor que se trataba de un caimán y entonces alertaron a los residentes de la vivienda para que no salieran hasta que lo removieran del lugar, informó Local 10.

Los bomberos entonces llamaron a la Comisión de Conservación de Vida Silvestre y Pesca de Florida quienes llegaron poco más de una hora después.

Para entonces el inmenso caimán se había desplazado al patio de los vecinos, pero según las autoridades era posible que estuviese herido pues caminaba muy lentamente.

El reptil luchó, y desafortunadamente, dijeron los funcionarios, las condiciones climáticas de esa noche pusieron en peligro la seguridad de los tramperos.


Un trampero eventualmente sacó el caimán del patio trasero, pero tuvo que ser sacrificado por razones de seguridad, dijo Carroll.