Aunque se había registrado un ligero aumento de turistas canadienses en Florida, durante 2017, luego de las declaraciones cruzadas entre Donald Trump y Justin Trudeau, primer ministro de Canadá se empieza a sentir la reserva de los vecinos en cuanto a visitar el Sur de la Florida.

El pasado año el Estado del Sol, reportó un incremento de 4% de turistas canadienses, alcanzando la cifra de 3,48 millones de visitantes del vecino país, lo que significa 3% de los 116 millones de visitantes que tuvo el estado en 2017.

Alana Holmstrom, según el rotativo Naples Daily News, cada año visita el balneario floridano, con su familia de cinco integrantes, y dijo: “a mí me encanta Naples, la siento como mi segunda casa”.

“Pero ahora me siento diferente. No voy por principio. Somos canadienses y no acostumbramos a pelear con cualquiera”, añadió.


Sin embargo la prensa canadiense no quiere ayudar, y diarios emblemáticos como The Star, el de mayor circulación en el país del norte, ha publicado crónicas y columnas de opinión en las que instan a “no visitar” los EEUU.

El 9 de junio pasado el mandatario estadounidense apenas regresaba a Washington tras asistir a la Cumbre del G-7, en Canadá e hizo fuertes declaraciones, según Diario Las Américas, insultando a su primer ministro.

“Basándome en las declaraciones falsas de Justin durante su rueda de prensa y en el hecho de que Canadá está aplicando aranceles enormes a los granjeros, trabajadores y empresas estadounidenses, he dado instrucciones a nuestros representantes para que no suscriban el comunicado”, tuiteó Trump.

Para la canadiense entrevistada, Trump creó una “tensión innecesaria” entre las hermanas naciones.

“¿Por qué? No lo sé. Me rasco la cabeza y no acabo de entender por qué”, agregó la asidua turista.

Debbie Mernaugh-Crick y su familia han visitado la Florida durante la última década, y este año planeaban viajar en automóvil hasta el Sunshine State, lo que significaría gastar dinero, y beneficiar al Estado del Sol, pero la familia canadiense ha cambiado de opinión, y ahora vacacionarán en Costa Rica, teniendo en cuenta también la tensión diplomática.

“Muchos amigos y familiares tratan de comprar productos canadienses solamente. Y lo que me impulsó a hacerlo es cuando Trump y su equipo atacaron a Trudeau. Eso no es manera de hablar sobre el jefe de estado de un país”, expresó Mernaugh-Crick.

(Con información de Diario Las Américas)