Una mujer de origen cubano que reside en Homestead en el condado de Miami-Dade, cuenta con la mayor naturalidad a una trabajadora del Departamento de Niños y Familias que encerraba a su hijo en una jaula para perros por ser violento, la empleada dio parte a la policía sobre los hechos.


A través de fuentes policiales dieron a conocer en América TeVe que el nombre de la mujer que encerraba a su hijo en una jaula es Adriana Alvarado Gutiérrez, de origen cubano, que encerraba al niño como castigo que supuestamente se autolesionaba y también la agredía a ella.

Jorge Alberto González padre del menor manifestó que no estaba de acuerdo con el castigo impuesto por la madre de su hijo, por lo que estará a cargo de la custodia de este, reportó NBC.

Una jueza de la corte penal de Miami-Dade dispuso que la madre del menor quede en espera del juicio confinada en casa de su madre, solo podrá ver a su hijo bajo custodia policial.

El niño recibe tratamiento farmacológico después de ser diagnosticado con trastorno negativista desafiante y síndrome de déficit de atención con hiperactividad.

Según explica Ire Díaz, que es la presidenta de la Advocacy Network on Disabilities, que el “trastorno negativista desafiante se caracteriza, en los niños, por no responder a las intervenciones ordinarias para modificar el comportamiento. Tienden a no seguir las reglas y a ser rebeldes. Son como los niños rebeldes, pero multiplicados por diez”, “Según mi experiencia en el trabajo con familias, quienes recurren a este tipo de actuaciones extremas no están tratando de castigar a sus hijos, sino de mantenerlos a salvo y mantenerse a salvo ellos mismos. Las familias con las que nos hemos encontrado en casos así sienten que han agotado todos los demás recursos”, dijo a la cadena informativa.