Un piloto de Japan Airlines admitió haber fallado una prueba de aliento poco antes de que volara de Londres Heathrow a Tokio, informa la Asociación de la Prensa del Reino Unido.


Katsutoshi Jitsukawa, de 42 años, tenía casi 10 veces más que la cantidad legal permitida de alcohol en su torrente sanguíneo cuando fue arrestado, dijo la Policía Metropolitana.

En la corte de magistrados de Uxbridge el jueves, el piloto se declaró culpable de haber excedido el límite de alcohol.

El vuelo JL44 de Japan Airlines debía despegar apenas 50 minutos después de que las pruebas mostraron que el primer oficial Jitsukawa tenía 189 mg de alcohol por cada 100 ml de sangre en su cuerpo.

El límite legal para los pilotos es de 20 mg, mientras que los conductores en Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte tienen permitido hasta 80 mg.


Fue capturado después de que el conductor de un autobús de la tripulación olía a alcohol y llamó a la policía, según la emisora ​​japonesa NHK.

Jitsukawa estaba programado para volar un avión Boeing 777 de 244 plazas. Fue recluido bajo custodia y será sentenciado el 29 de noviembre en el Tribunal de la Corona de Isleworth.

El piloto admitió que había bebido dos botellas de vino y una jarra de cerveza la noche anterior al vuelo, informó NHK.

Japan Airlines se ha disculpado por el incidente. La aerolínea dijo que «la seguridad sigue siendo nuestra máxima prioridad» y que «implementará acciones inmediatas para prevenir cualquier ocurrencia futura».

El vuelo fue finalmente operado por los dos pilotos restantes y partió después de más de una hora de retraso.

Japan Airlines no es la única aerolínea japonesa importante obligada a pedir disculpas por la interrupción relacionada con el alcohol, informó Agence France-Presse. A fines de octubre, All Nippon Airways se disculpó después de que un piloto se enfermó luego de una noche de copas y causó retrasos en cinco vuelos nacionales.

El problema tampoco se limita a las aerolíneas japonesas. En junio, el experimentado piloto de British Airways, Julian Monaghan, fue encarcelado durante ocho meses después de que se descubrió que se encontraba más de cuatro veces por encima del límite de alcohol antes de un vuelo de Londres Gatwick a Mauricio.