Autoridades españolas arrestaron a una una cubana residente en Valencia tras haber agredido a un profesor de primaria al que había denunciado previamente por haberse llevado a su hijo a su casa y haberle ofrecido «un polvo de color blanco», informa el periódico Levante.

La cubana, de 32 años, había interpuesto una denuncia días antes contra el profesor, «a quien acusa de llevarse a su hijo a su domicilio y de haberle ofrecido un polvo de color blanco».

La madre relató que su hijo, de siete años, «llevaba días triste y no quería ir al colegio. Cuando le preguntó sobre lo que le ocurría, el menor rompió a llorar y le contó que su profesor le había agredido con un cinturón y le había atado las manos. Además, le dijo que lo había sacado del colegio y se lo había llevado a su casa, donde le dio ‘un polvo blanco’ para que lo oliera».

Pero no esperó a la decisión final y entró en el patio de la escuela, ubicada en el barrio de Benicalap, y «arremetió a golpes contra el profesor». Varias fuentes aseguran que también agredió al director y a la jefa de estudios del centro.

«(…) la agresión se produjo sin mediar palabra alguna previa», agregó el director, quien también dijo que la mujer se hallaba en compañía de un sujero que logró escapar antes de que llegara la policía.


Los hechos desencadenaron una penosa situación, muy pocas veces vista en ese colegio.

«Como consecuencia de la paliza el profesor perdió el conocimiento y tuvo que ser evacuado en ambulancia al Hospital Clínico de Valencia, al igual que el director, quien sufrió un golpe en la cara. La jefa de estudios no requirió ser trasladada, aunque la arrestada también le arrancó varios mechones de pelo», dijeron varios testigos.

Por su parte, el profesor asegura que no sabe por qué la mujer lo agredió de tal manera.

«(…) todavía estaba consternado por todo esto. Se me quedó mirando y acto seguido noté un puñetazo en la cara, me quedé bloqueado. Con ella iba otro hombre que yo no había visto nunca», alegó el profesor.